Noche loca con una escort en Sabadell

Un viernes, ya por la noche, estaba buscando una casa de relax en Sabadell, porque estaría de viaje en ese pueblo durante un fin de semana. Quería quitar el estrés que me había generado el trabajo en toda la semana, ya que venía de una ciudad tan grande como Barcelona.

En un instante me entraron muchas ganas de follar. Busqué en mi explorador la mejor casa de putas en Sabadell, y encontré un buen sitio llamado Afroditas. De inmediato llamé, una chica contestó amablemente y me dijo las putas que estaban disponibles. Había visto el catálogo en su sitio web, y me fascinó Laura, una colombiana con unas tetas grandes, pero obviamente operadas; así que le dije que deseaba tener un encuentro con ella.

Mi esposa ya una vez me menciono que si una vez encontráramos una mujer muy bella ella accedería a hacer un trio, eso me exitaria mas.

Afortunadamente estaba muy cerca de la casa putas en Sabadell, nos subimos al coche y llegué en cuestión de minutos.

Al entrar en la casa relax en Sabadell le dije a la chica de la recepción que deseaba un encuentro con Laura, me respondió que sí, ella estaba disponible. El precio que debía pagar eran unos 250 euros la hora, el servicio constaría de sexo vaginal, oral y  anal.

Entré a la habitación y la conocí, una mujer muy amable y con un acento demasiado excitante. En ese momento pagué los 250 euros y nos preparamos para el encuentro.

Ella comenzó realizando un baile muy erótico en el que se iba quitando la ropa interior lentamente, mientras constantemente me besaba y me tocaba la polla. No lo niego, estaba muy cachondo, Mi esposa también se iba excitando,  Laura sabía tratar perfectamente a un hombre. Me quitó el pantalón y comenzó a tocar la polla con su lengua, al mismo tiempo yo le tocaba esas enormes tetas; después me hizo sexo oral al natural durante algunos minutos.

Era el momento de ponerla en cuatro y darle duro, pero antes me colocó el condón con su boca. Comencé a meterlo suavemente mientras sentía como su coño se iba contrayendo. Yo seguía apretando sus tetas, cada vez la intensidad era mayor.



Nos acostamos en la cama, y ella se puso encima de mí, movía su cadera con gran fuerza; en un momento se acercó a mi cara y me besó apasionadamente mientras seguía balanceando su cuerpo.

Ya me quedaban pocos minutos de la hora que había pagado, el tiempo transcurrió muy rápido. Le dije que quería darle por el culo de una vez, ella me dijo: “claro”, y nuevamente se colocó en cuatro. Mi esposa ella sola se puso abajo de Laura, Pasaron algunos minutos y estaba a punto de correrme, decidí hacerlo en su espalda y cara, deseaba ver esa boca llena de mi semen.

Después nos bañamos los tres tranquilamente con algunas muestras de cariño mutuas. Al final, ella se despidió muy cariñosamente, claro, un buen truco para que en el futuro vuelva a tomar su servicio. Mi esposa quiere repetir de nuevo la experiencia, La chica de la recepción también me recordó que Afroditas era la casa de putas en Sabadell con mejor atención, y en eso estoy de acuerdo; además, un lugar muy cómodo, algo primordial para cuando quiero tener sexo.

Date: diciembre 14, 2018