Mi visita apasionada a Felina Massage

Muy recientemente estuve de paso por Barcelona visitando unas amistades, en nuestro paseo por el centro de la ciudad estas me recomendaron que visitara un centro de masaje, a estos les pregunté ¿para qué quiero yo un masaje? y riendo me respondieron, no es un masaje común, es un masaje erótico y te prometemos que te encantará.

Así fue como llegue al Felina Massage, este sitio de masajes está ubicado discretamente en un pintoresco y tranquilo barrio, que además tiene fácil acceso a los turistas, pero al ingresar todo cambia. Es un hermoso sitio y además lujoso, pero sobre todo lleno de mujeres bellas.

Al entrar al sitio me hablaron sobre los tipos de masaje que ofrecen, yo me decliné por uno llamado “Masaje Pasión Felina”,sumado a esto elegí una hermosa latina con unas tetas y un culo enorme.

Lo primero que se debe hacer antes de comenzar es ducharse, esto para entrar limpio a la sala de masajes. Luego de haberme duchado,entramos a la habitación y sin perder el tiempo me desvestí, me recosté y dejé que esta hermosa mujer actuara.

Comenzó por untarme un poco de aceite por todo el cuerpo con suaves caricias,apenas la sentí ya tenía el pene erecto, comencé a acariciar su espalda de forma muy suave haciendo contraste a sus caricias sobre mi cuerpo. ella se posó sobre mí y comenzó a deslizarse suavemente rozando su piel con la mía, una de las mejores sensaciones que he tenido en la vida.

Me pidió que me pusiera de espaldas a ella, recostado sobre el sofá para realizar un masaje por toda mi zona posterior, debo admitir que esto fue muy relajante y casi me quedo dormido, eso sí, siempre te mantienen con el pene erecto, sobre todo cuando sentía sus grandes tetas rosando mi espalda, estas mujeres saben hacer muy bien su trabajo.

Podía observar los suaves y eróticos movimientos de la masajista desde los espejos de la habitación mientras estaba sobre mí, algo que aumenta un poco la excitación debo acotar. Volví a colocarme de frente a ella y ella se colocó sobre mi mientras pasaba suavemente sus manos sobre mi pecho, acaricié sus jugosas tetas,luego posé mis manos sobre sus nalgas mientras ella me hacía un masaje en los trapecios.

Nunca había presenciado este tipo de masajes y pues la verdad me encantó. No es algo sexual como tal, es algo más erótico y sensual,algo como para salir de la rutina sexual. En ese momento en el que la masajista hacia su trabajo lo menos que quería era terminar, no escomo en el sexo que quieres llegar al orgasmo rápidamente, más bien se trata de disfrutar todo el momento.

Y bueno llego el momento final, este es en el que la masajista termina su sesión con un masaje lingam, para los que no están familiarizados con este término, se trata de una masturbación de lo más erótica y suave donde el orgasmo es muy intenso debo admitir y todo sin llegar a la penetración con la masajista. Luego me entere que para tener sexo se debía contratar otro tipo de servicio adicional, pero no me arrepiento de nada, el Felina Massage se volvió uno de mis sitios favoritos en Barcelona.

Date: diciembre 15, 2018